El fotómetro. Prefacio.

2012.03.24

EXTRAÍDO EL TEXTO LITERAL DEL LIBRO “LA MEDICIÓN CON FOTÓMETRO DE MANO”

ESCRITO POR MARTIN S. SILVERMAN, JIM ZUCKERMAN Y BOB SNELL.

¿Utilizar un fotómetro de mano cuando se usa una cámara automática resulta casi como si llevamos cinturón y tirantes a la vez? En teoría la repuesta debería de ser que sí. En la práctica la respuesta debería ser que no.
Si alguna vez ha tomado una fotografía a contraluz y se ha encontrado con que sólo aparecía la silueta del sujeto, ha dado con una de las limitaciones de los fotómetros automáticos. En el otro extremo de la escala de brillo, si alguna vez ha intentado fotografiar a un artista bajo los focos y este ha aparecido convertido en un pálido fantasma, ha topado con otra de las limitaciones de un fotómetro automático.


No culpe a la cámara si su sistema de medición de estos problemas. Sencillamente, no ha sido diseñada para trabajar con contrastes extremos o iluminación intensamente direccional. Solamente un fotómetro de mano externo puede valorar con precisión situaciones excepcionales. Un fotómetro externo le permite leer áreas escogidas de su fotografía para ayudarle a determinar la correcta exposición para su tema, sea cual sea el contraste de la escena o el tipo de iluminación. Este es uno de los motivos por los que los profesionales, que no pueden permitirse errores confían en los fotómetros. Por eso sigue existiendo un buen mercado para los fotómetros aunque la medición de la exposición se haya automatizado y las cámaras dispongan de sistemas de medición de la exposición.
(Reproducido con autorización de Popular Photography Buying Guía ´98/´99, titulado: “Whewn Your Camera Cant’t Compute.”)

 

Si quieres comentar esta entrada. ¡Anímate aquí!

Deja un comentario