Rascacielos. La ciudad, otros puntos de vista.

2012.05.27

TEXTO LITERAL DE LA REVISTA SUPER FOTO DIGITAL: http://www.grupov.es/

ESCRITO POR BENITO MALLOL

La fotografía arquitectónica nos hace pensar en rascacielos, edificios clásicos, fábricas… pero ¿qué técnicas se utilizan para llevarlas a cabo? Contrapicados, fotografía aérea, gran angular… Nosotros tenemos unos consejos para resaltar la magnificencia del edificio.

Las vistas elevadas son codiciadas por casi todos los fotógrafos para la realización de fotografías de ciudades.

La mayoría de las ciudades se encuentran sobre terreno llano. Ello hace que los lugares altos de los que obtener una buena visión, sean codiciados por los fotógrafos. Siempre que podamos y esté permitido, es aconsejable acceder azoteas de edificios privados (cosa difícil con los sistemas de seguridad actuales). También existen edificios públicos que cuentan con restaurantes o miradores. Recursos alternativos  para encontrar un buen punto de vista puede ser la ladera de alguna montaña cercana o el lado opuesto de una zona despejada, como un parque o la orilla de enfrente de un río.

EDIFICIOS

La convergencia de líneas puede utilizarse también como excusa para forzar la realización de imágenes más sugerentes. (Foto Shutterstock)

En líneas generales, la fotografía de arquitectura implica el saber apreciar el diseño y la función del edificio en cuestión, y poder transmitirlo gráficamente. Por ello, es importante documentarnos en lo posible sobre los inmuebles que deseamos fotografiar y analizar las características que nos permitan elegir o no una vista principal, integrarlo en un ambiente determinado o escoger una perspectiva.

Dado que otra de las obligaciones del fotógrafo es conferir la mayor belleza a nuestra realización, debemos cuidarnos de los detalles más obvios, como evitar coches aparcados, la presencia de gentes, señales de tráfico o cubos de basura, etc. También es importante la iluminación (hora del día), el tiempo atmosférico y la perspectiva. Si deseamos recortar al máximo la silueta del edificio contrapuesto a un cielo azul, puede ser aconsejable la utilización de un filtro polarizador o someter la imagen a algún tratamiento de postproducción. Otra de las obligaciones de los fotógrafos es interpretar adecuadamente los detalles de los edificios, siendo muchas veces más impactantes que las tomas generales de los mismos.

CONVERGENCIAS DE LAS LÍNEAS

Una de las mejores formas de evitar la convergencia de líneas de un edificio alto consiste en fotografiarlo de lejos con un teleobjetivo. Sin embargo, no siempre es posible.

La convergencia de las líneas superiores de edificios que tomamos desde un punto de vista bajo nos resulta extraña cuando vemos el resultado final. Las formas que tenemos de luchar contra ello en el momento de la toma son las siguientes:

 Buscar un punto de vista elevado y aproximado a la mitad del edificio en cuestión. Manteniendo la cámara nivelada (el sensor paralelo al edificio) y la distancia focal adecuada, las líneas aparecerán paralelas. El problema principal está en encontrar ese punto de vista.
 Utilizar un gran angular desde el nivel del suelo, pero con la cámara nivelada como en el caso anterior, con el edificio ubicado en la parte superior de la imagen. Ello nos obligará a alejarnos del motivo para que el edificio quepa íntegramente en la foto. Posteriormente deberemos recortar la mitad inferior del cuadro. Otra alternativa es aprovechar la mitad inferior para incluir un primer plano que pueda ajustarse al significado y estilo del edificio.
 Si disponemos de suficiente sitio lo mejor es alejarnos del edificio y utilizar un teleobjetivo. En este caso, no es necesario inclinar la cámara, por lo que no habrá convergencia de líneas.
 Utilizar óptica descentrable (Tilt and Shift). Mediante un mecanismo de piñón y cremallera, la parte delantera del objetivo se desplaza hacia arriba. De esta forma, manteniendo la cámara horizontal captamos el edificio entero y libre de convergencia.

SOLUCIÓN DIGITAL

Con Photoshop podemos corregir de forma muy sencilla la convergencia de líneas con la hermienta Perspectiva. Primero ampliamos el tamaño del lienzo (Imagen>Tamaño de lienzo) y aumentamos el ancho y el largo del cuadro en las casillas correspondiente de la ventana emergente. Seleccionamos toda la imagen pulsando Ctrl+A (PC) o +A (Mac), y seguidamente, en el menú Edición>Transformación elegimos Perspectiva. Actuando sobre una de las esquinas inferiores, movemos hacia el interior hasta conseguir que las líneas del edificio estén casi paralelas al margen del cuadro. También podemos actuar sobre la imagen central del segmento inferior para realizar una inclinación general de la imagen hacia uno de los lados. finalmente, recortamos la foto con el formato nuevo.

 (Foto Shutterstock)

Es preferible actuar sobre la zona inferior de la imagen dado que esta herramienta destruye píxeles, siendo más adecuado reducir esta zona que ampliar la zona superior. Estas correcciones no sustituyen nunca a una toma original. Aunque veamos bien el resultado final, la fotografía seguirá habiéndose tomado desde abajo, por  lo que continuarán manteniéndose ocultas las mismas áreas.

 

Deja un comentario