La imagen de la costumbre fútil de pactar la realidad.

2012.06.10

PARTE DE UN TEXTO DE LA REVISTA REVISTART: http://www.revistart.com/

MIKI KRATSMAN COMENZÓ como fotógrafo de prensa, todavía se considera un fotógrafo de prensa, pero mientras llevaba a cabo su trabajo, se dio cuenta de la rutina difícil de que la vida cotidiana era el problema, aunque fuese visualmente menos impactante, de ahí que este secundario dramatismo visual se convirtiese para él en algo aún más importante de fotografiar. Fruto de ello son las series “Territory” (2005) y “Targeted Killing” (2010). Fotógrafo especializado en los territorios ocupados de Cisjordania. Así, las imágenes de Kratsman que han sido publicadas en diversas ocasiones se repiten también otras tantas en su archivo.

↑ Territory 3001-1 2005. Fotografía B/N, 90 x 90 cm, cortesía del artista y Chelouche Gallery, Tel Aviv.

El trabajo de Kratsman está pensado para ser visto en Israel, para él, si bien es importante, no es algo crucial ofrecerlo más allá de sus fronteras, sino que su verdadero objetivo es mostrar a su gente lo que está haciendo. Lo que convierte  esto en un hecho ciertamente transcendental ya que él, como israelí, al tomar esas fotografías impele a la sociedad israelí a decir que tienen que hacer algo al respeto. No en vano, Kartsman es un fotógrafo que considera cuidadosamente la posición desde la que aprieta el disparador de la cámara en su búsqueda de replicar la relación de poder desigual entre los palestinos e israelíes. La posición del fotógrafo es más importante a considerar, según él, porque crea un punto de vista, lo que consigue que sus obras sean ejemplos de ética más que la estética.

Esta alta concienciación vital que, como no podía ser de otra forma proviene de una profunda reflexión existencial, tiene sus orígenes en la conmoción que le produce su llegada a Israel proveniente de la comunidad judía sionista en Buenos Aires. Con doce años, se ve por primera vez que este país no sólo lo habitan judíos, sino también árabes. Tras la primera extrañeza, llega la constatación de los problemas existentes en este contexto, y llega la búsqueda, a través de la fotografía, de valores fundamentados en algo difícil de conseguir tras años de guerra: el respeto y la paz.

↑ Abu Dis # 2006. Ftografía B/N 110 x 110 cm, cortesía del artista y Chelouche Gallery, Tel Aviv.

Actualmente; Miki Kratsman está trabajando en el proyecto “People I’ve met” en el que trata de seguir el rastro de sujetos a los que ha fotografiado a lo largo de los años. Se trata de un trabajo realizado gracias a una beca obtenida recientemente por la Universidad de Harvard que, además se puede seguir en Facebook: Miki Kratsman – People I’ve Met”. El artista realizó estas imágenes en su despacho en la Academia de Arte de Jerusalén, desde el que se ve uno de pueblos palestinos de Jerusalén Oeste, imitando las fotografías tomadas con la misma telescópica que utiliza el ejército israelí desde aviones no tripulados de vigilancia, en el marco de su política de eliminación selectiva de sujetos sospechosos sin ningún juicio previo.

Sin embargo, a pesar de su éxito, Kratsman teme nunca poder lograr su objetivo a través de la fotografía. “Si yo pudiera escribir”, ha llegado a decir. Se lamenta, en cierto sentido, de que con las imágenes todos podemos crear nuestra propia interpretación de las mismas y de que, muy a su pesar, las fotografías no pueden transmitir todo. Una actitud que dota a sus obras de una perspectiva diferente, y poco frecuente, dentro del mundo de creación fotográfica. Un halo de desánimo que se refleja en sus imágenes  y en sus palabras: “Si yo creyera que la fotografía puede hablar mil palabras, sería muy feliz. Pero no lo creo”. Quizás, habría que responderle que no ha razón para el desasosiego, pues no existe nada más complicado que expresar aquello que descubrimos que no tiene nada de insustancial cuando a primera vista nos ha parecido común.

 

Deja un comentario