Método Margulis. Enfoque extremo en modo LAB.

2012.08.04

TEXTO LITERAL DE LA REVISTA SUPER FOTO DIGITAL: http://www.grupov.es/

ESCRITO POR JORGE COMA: jcoma@grupov.es

EJEMPLO CON UNA FOTOGRAFÍA DE PAULA JUAN: http://www.paulajuan.com/

En una de sus obras, Dan Margulis (considerado por muchos como unos de los auténticos magos de Photoshop), recalca que el enfoque digital se encuentra asociado a variaciones de luminosidad, no de color. Además, señala que las imperfecciones en forma de ruido digital resultantes de las imágenes tomadas en condiciones de escasa luminosidad, se concentran en canales de color fundamentalmente en el azul, manteniéndose apartado este efecto de la información sobre luminosisdad.

Constatada esta teoría, Margulis ha concentrado sus esfuerzos prácticos en el desarrollo de técnicas para mejorar las imágenes digitales basadas en el modo LAB de Photoshop. Éste modo de trabajo de Photoshop presenta la ventaja de separar las imágenes  digitales en tres canales: uno de luminosidad (canal L) y otros dos con información de color (canales A y B). Ello nos permite concentrar el enfoque digital en el canal L, manteniéndose inalterada la información cromática.

DOBLE ENFOQUE. El ejemplo práctico que presentamos consiste precisamente en el método de “Doble enfoque” de Dan Margulis con el que se pretende resaltar al máximo la nitidez digital de la imagen. ¿Cualquier imagen? Nosotros pensamos sinceramente que no. Este método puede adecuarse muy bien, por ejemplo, a paisajes urbanos en los que se resaltará la presencia de las líneas horizontales y verticales. También resultará atractivo para el retoque de imágenes con una fuerte presencia de texturas (piedras iluminadas con luz tangencial, madera, arena, etc.). Pero no es una técnica que debamos emplear sobre todo con retratos, ya que resaltará la presencia de las arrugas o las imperfecciones de la piel. Sin embargo, la creatividad personal es la que debe marcamos siempre la pauta de actuación.

El método que hoy proponemos se basa en enfocar digitalmente medianamente dos pasos independientes el canal de luminosidad de una imagen en modo LAB, que es donde se almacenan los detalles de la fotografía. Dado este sistema deja de lado cualquier modificación cromática, es por lo que podemos llevar a tal extremo nuestro enfoque, algo que sería impensable de realizar directamente sobre una imagen RGB.

↓ PASO 1. Abrimos nuestra imagen RGB en Photoshop. Como explicamos anteriormente, un paisaje urbano con luz lateral se presta muy bien a la técnica propuesta por la abundancia de líneas verticales y horizontales, y las texturas  disponibles.

↓ PASO 2. Convertimos la imagen RGB en modo Color LAB recurriendo al menú Imagen > Modo > Color LAB.

↓ PASO 3. Seguidamente, cargamos como selección el canal de luminosidad (recordemos una vez más que nos encontramos en Modo LAB, donde existen dos canales de color y uno de luminosidad en el que se almacenan los detalles de la imagen). Para ello, simplemente hacemos clic sobre dicho canal (paleta de canales) manteniento previamente pulsada la tecla Control en PC o  en MAC. En ese momento aparecen las clásicas hormigas de la selección sobre la imagen.

↓ PASO 4. Necesitamos invertir la selección realizada. Para ello recurrimos al menú Selección > Invertir. Con el objeto de que desaparezcan las molestas hormigas caminantes (pero manteniendo activa la selección), recurrimos al atajo de teclado Control+H en PC o +H en MAC.

↓ PASO 5. Con la selección activa (pero oculta a la vista), hacemos clic seguidamente sobre el canal de luminosidad dentro de la paleta de canales. De esta forma controlaremos directamente el efecto el enfoque sobre la selección de dicho canal.

↓ PASO 6. Recurrimos seguidamente al Fitro > Enfocar > Máscara de enfoque. Comenzaremos por darle unos parámetros a la primera pasada muy consistentes: Cantidad = 500%, Radio = 1 píxel, y Umbral = 2 niveles. Hacemos clic en Ok.

↓ PASO 7. Para la segunda pasada de enfoque, volvemos al filtro Máscara de Enfoque. Retocamos ahora el deslizador de Cantidad en un valor situado entre un 50 y un 60%, y el radio entre 15 y 30 píxeles. Estos valores se aconsejan para imágenes de alta resolución, y no nos queda otro remedio que ir probando entre dichos extremos. En nuestro ejemplo escogimos un Umbral de 55% y un radio de 22 píxeles para esta segunda pasada. Volvemos hacer clic en OK.

↓ PASO 8. Si estamos de acuerdo con el resultado, volvemos a pasar nuestra imagen de nuevo al modo RGB, en función del destino que le tengamos previsto.

CONCLUSIÓN. Enfocar o desenfocar imágenes digitales tiene objetivos diferentes como resaltar áreas específicas, incrementar la sensación de nitidez general u ocultar defectos como el clásico ruido digital en zonas pobremente expuestas. La ventaja principal de utilizar un programa como Photoshop es la de poder recurrir a una multiplicidad de herramientas que nos ayudan a evaluar y tratar específicamente cada imagen. Por ejemplo, para enfoques normales como los que debemos someter todas nuestras imágenes digitales antes de ser impresas, puede bastar con aplicar la máscara de enfoque, con valores contenidos. Si la imagen RGB en cuestión presenta una zona subexpuesta con fuerte presencia de ruido digital, podemos valorar dos opciones. la primera es actuar desenfocando, por ejmplo, con Desenfoque gaussiano o Desenfoque de superficie sobre el canal azul (donde se encuentra casi en su totalidad la presencia de ruido). La otra solución es pasar la imágen a modo Color LAB y desenfocar solo en el canal A o el B, dejando inalterado (o incluso enfocado) el canal L (Luminosisdad), como en el ejemplo que hoy hemos comentado.

Dado que las herramientas de enfoque tieden a desvirtuar el cromatismo original de una imagen RGB, deberemos manejar aquellas con mucho cuidado o recurrir al modo LAB (enfocando exclusivamente el canal de luminosidad) cuando tratemos con imágenes en las que respetar el color original sea algo esencial. Esta necesidad del modo LAB será más evidente en enfoque extremos como en el ejemplo que hemos propuesto.

Para enfoques y desenfoques selectivos debemos recurrir necesariamente al empleo de capas y máscaras de capas. Estas herramientas (las capas) nos permitían mantener inalteradas las imágenes originales. El enfoque o desenfoque sobre canales individuales puede extenderse también al modo CMYK (el que se utiliza habitualmente en impresión Offset). Pasando la imagen RGB a dicho modo CMYK, podemos experimentar la reducción de ruido sobre el canal Cian preferentemente y el enfoque sobre el canal negro (K).

Deja un comentario