Los formatos.

2012.08.23

TEXTO LITERAL DE LA COLECCIÓN “TODO SOBRE LA FOTOGRAFÍA & VIDEO DIGITAL”, VOLUMEN 12 “LA FOTOGRAFÍA CALLEJERA Y LA FOTOGRAFÍA DE PAISAJE” DEL PERIÓDICO EL MUNDO: http://www.elmundo.es/

En el ámbito de la fotografía analógica, se pasa de la fotografía de 35 milímetros, cuyo fotograma tiene un área de aproximadamente 24×36 milímetros, al formato medio (película en carrete que aporta fotogramas desde el 4,5×6 al de 6×9 centímetros, además de los formatos panorámicos de 6×12 y de 6×17 centímetros), hasta el gran formato que se usa en las cámaras técnicas: películas planas o placas, de 10×12 centímetros a 20×25 centímetros, pero también más allá.

También en el digital los formatos son muy variados. Las compactas usan sensores minúsculos, en los que se amontonan millones de píxeles (con consecuencias no del todo agradables en los que se refiere al ruido electrónico y otros parámetros de calidad); las réflex utilizan generalmente sensores de varios formatos. Los dos más usados son el formato Aps-C (aproximadamente 18,6×12,7mm) o el Cuarto Tercios (13×17,3mm) que son más que suficientes para satisfacer las exigencias de calidad de fotógrafo aficionado. Los sensores “full frame”, es decir de cuadro completo 24x36mm están pensados para quienes pretendan resultados de alto nivel trabajando también con valores de velocidad ISO elevados.

Luego están los respaldos digitales para acoplar a las réflex de medio formato. Aquí las dimensiones varían, así como varían los millones de píxeles. Podemos decir que generalmente nos movemos entre los 36×48 milímetros, yendo de los 16 a los 39 megapíxeles. Finalmente contamos también con los respaldos con adaptador deslizante diseñados expresamente para las cámaras técnicas de gran formato, pero se trata de aparatos realmente costosos.

Concluyendo, se puede afirmar que también en el digital se puede hablar de formato pequeño, medio y gran formato, aunque las cosas sean un poco distintas respecto al analógico. Hablando de película no hay duda: Cuanto más grande sea la superficie de captación, más información se registrará. Sin embargo en el formato digital no es así, porque, tomando como ejemplo el sensor de la Canon DS1-Mark II y el respaldo Hasselblad CFV tienen la misma cantidad de píxeles: 16 millones, pero en este caso, en lo que se refiere a la cantidad de información registrada, el formato (es decir, las dimensiones físicas) no cuenta. Aun así, en el respaldo de medio formato esos 16 millones de píxeles son más grandes y están distribuidos en un área mayor y esto, al menos en teoría, tendría que garantizar una calidad más elevada en términos de nitidez y ausencia de ruido. Como ya hemos dicho, las cámaras compactas digitales usan sensores muy pequeños porque el consumidor inexperto considera este parámetro fundamental. Los resultados son evidentes: una nitidez a veces sólo aproximativa y un ruido visible ya a 100 ISO. Por eso resulta mucho mejor usan réflex de 8 megapíxeles que una de 10.

 

Deja un comentario