Arquitectura de interior. Texto para analizar.

2012.11.30

Escuela de Arte, Huesca. Ciclo de Fotografía. Fotografía Artística II.
Texto entregado para esta unidad didáctica por el profesor Armando García Ferreiro.

“El mundo es percepción, nosotros lo creamos”.

“Llamarían “defecto” a esta capacidad de ver distintos los lugares acostumbrados cuando ha cambiado alguna de sus circunstancias. Lo llamarían incapacidad, dificultad para la síntesis que procura el reconocimiento eliminando lo accesorio. Pero, verán: nada es accesorio. Un prado bajo la lluvia no es el mismo prado; una calle en la luz de la mañana no es la misma calle que de noche, iluminada por los foco. Y no es que se le añada simplemente la lluvia al prado o la proyección de la luz a la calle, no, es que aquello a lo que mi atención se dirige no es lo mismo, es que no veo lo mismo. La calle nunca es la calle, sino un cúmulo de observaciones que se repiten y otras no. 
 Fotografías de “Torre Calcetín”, en marzo y noviembre de 2012 Paula Juan Altemir.

Poner la importancia en aquellas que se repiten en detrimento de las que no o vice-versa: ésta es la cuestión. Lo primero atañe a la vida práctica, lo segundo es otra historia. Un prado no es un prado, una calle no es una calle, pero ese prado tampoco es ese prado ni esa calle, esa calle. Apenas si mi habitación es esta habitación, al menos mientras permanezca en ella el tiempo suficiente para que algún momento del día o de la noche se produzca algún cambio, algo aún por poner, una rendija, una sombra, un roce, un insecto, el sonido más espaciado del agua en las tejas, el crujido de la madera, más espeso, más denso. Ningún lugar es independiente de lo que ocurre en él o, mejor dicho, ningún lugar es independiente de su ocurrir. Porque ocurren los lugares, como todo lo que existe, como nosotros. Y por eso, porque sé que los lugares ocurren y transitan, por eso pierdo mi coche y no llego a tiempo si me citan en una esquina, por eso no puedo calcular de antemano el camino que conduce a algún sitio. Toda ruta es una aventura y sigo perdiéndome en mi propia ciudad, en estas calles que -dicen- he recorrido desde hace años cientos de veces. Yo sé muy bien que si llegara el día que dejase de perderme, me apagaría los ojos el tedio y empezaría la náusea. El vómito es la manera en que el organismo devuelve lo sobrante y sobra siempre lo que se repite demasiado. Cuando todo está bien caben dos opciones: muerte o el vómito.”

“Si tan sólo se cuenta con lo lleno se tiene una visión parcial, incluso errónea de la realidad. 2200263 no es el mismo número que 2 20 07 63. Cierto es que quien los marque harán, en el teléfono, la misma llamada. El resultado será el mismo porque el sistema que lo descodifica atiende a los dígitos sin tener en cuenta sus espacios intermedios. Pero quien oiga pronunciar las cifras de uno u otro modo oirá dos sonido distintos. He aquí la diferencia entre la actitud práctica y la actitud estética. La primera atiende al código: los elementos con sentido, es decir, aquellos que significan algo dentro del organigrama dispuesto; la segunda, atiende a la repetición de todos los elementos, o bien de aquellos que no pertenecen al código, o que los subvierten. Los huecos, los espacios son imprescindibles en el conjunto”.

Chantal Maillard, “FILOSOFÍA EN LOS DÍAS CRÍTICO”. Ed. Pre-Textos. ISBN: 84-8191-418-5

* Anotaciones por mi en este texto:
Actitud práctica→ lo que se repite.
Actitud estética→ observar lo que hace diferente.

 

Deja un comentario