Richard Leach Maddox. Inventor de la fotomicrografía o del gelatino-bromuro.

2013.01.14

Los grandes avances de la tecnología durante el siglo XIX incluyeron la mejora de la óptica para los microscopios y el desarrollo de los procesos fotográficos. La unión de estas dos tecnologías obtuvieron resultados que fascinaban a nuestros antepasados, y continúan sorprendiéndonos hoy. Algunos victorianos como John Dancer, John Stovin , Alfred Reeves y René Dagron, produjeron fotografías en miniaturas de objetos de gran tamaño, que requieren un microscopio para verlas. Dragon adaptó esta tecnología para desarrollar el microfilm. Otros contemporáneos trabajaron en el desarrollo de métodos para fotografiar pequeños objetos a través del microscopio. Richard Leach Maddox (en la foto izqda.) jugó un papel importante en el desarrollo de la fotomicrografía y sus imágenes fueron muy bien consideradas en su época. Realizaba fotografías de semillas, insectos, pulgas, glóbulos rojos… y se consideraba como un gran logro en la fotografía esa perfección. Imágenes que se mostraban en la Revista de la Sociedad Fotográfica de Londes en 1864, siendo hasta entonces las fotografías de objetos microscópicos un fracaso en general. Maddox será muy conocido por todos los fotógrafos científicos, ya que los últimos 30 años trabajó más que cualquier otro homre para llevar las demandas ese mundo. Él realizó una gran serie de 3.000 diapositivas a partir de negativos sobre diatomeas (algas unicelulares microscópicas), obteniendo gran fama mundial.

Maddox también fue inventor de las placas de gelatino-bromuro de plata, y por extraño que parezca, su nombre no fue tan conocido en este campo aunque en Inglaterra las grandes autoridades de la fotografía moderna (Dr. Eder y Dr.Voguel), le dieron un bebido reconocimiento por su invención.

Richard L. Maddox nació en 1816 en Inglaterra. Aunque estudió medicina y botica, en 1846 se dedicó al estudio de la fotografía y se refirió a esto en las siguientes palabras: “Mi primer objetivo fue comprado en 1852 pero impedido por deberes profesionales no fue utilizado hasta 1953, a partir de esa fecha, como aficionado, he estado interesado en la fotografía”.  Por aquel entonces ya era, sin duda, el pionero en la aplicación de la fotografía en un trabajo microscópico, él fue uno de los primeros en comprender sus potenciales en la reproducción de las cosas pequeñas. En 1865 se hizo unas reproducciones de algunas de las fotografías del Dr. Maddox en el libro de frontispicios (ilustración decorativa elaborada para parecer en la hoja que antecede a la página del título) de Lionel Beale “Como trabajar con el microscopio”, que es probablemente el primer intento en emplear fotomicrografías como ilustraciones de libros.

A pesar de sus fracasos iniciales era optimista sobre el éxito final y posteriormente escribió: “Sin embargo, me sentí confiado y el día llegaría y sería de mucha ayuda para el ocupado microscopista”. Al principio sus esfuerzos desalentadores en fotomicrografía sólo le impulsó a esfuerzos adicionales, y no hay la menor duda de que la sustitución de la gelatina para el colodión húmedo en la preparación de placas fotográficas, es el resultado directo de algunos de sus primeros inventos fracasados.

Tenía achaques periódicos por problemas de salud porque estaba sometido por exceso de trabajo en un ambiente viciado, cargado de vapor de éter por las emulsiones del colodión de la placa fotográfica húmeda. Esto hizo dolosamente sus efectos y empujó el deseo de obtener un método menos engorroso y problemático para conseguir sus fotogramas de objetos microscópicos. El resultado de sus experimentos se publicaron en 1871 en el “British Journal of Photography”, con la composición de una “posible” emulsión gelatino-bromuro y su empleo como placa fotográfica seca. Fue el primero en demostrar prácticamente el uso de la gelatina como vehículo para incrementar la sensibilidad. Aunque los experimentos del Dr. Maddox en emulsión de plata no le dieron el derecho de haber inventado la gelatina seca en la placa, no hay la menor duda de que señaló el camino para los demás investigadores.

Falleció en 1902 en Portswood, Southampton, Inglaterra.

 

Deja un comentario