Beni Trutmann.

2013.01.22

TEXTO LITERAL DE LA PUBLICACIÓN “IBIZA & FORMENTERA STYLE, Nº 03, 2010”: http://ibiza-style.com/

FOTÓGRAFO BENI TRUTMANN: http://www.beni-trutmann.com/

Karl Werner Thomas Trutmann, más conocido como Beni, llegó a Formentera en el año 1958.
Nacido en la ciudad suiza de Locarno y licenciado es estudios superiores por la Escuela de Artes de Zúrich , este hombre creativo y amante de la naturaleza se decantó por la fotografía.
Acabados sus estudios y con 22 años decidió coger el petate y desplazarse a París donde consiguió trabajar como ayudante de estudio del también fotógrafo Harry Mersonn.
Los conocimientos adquiridos durante esta experiencia le permitieron coger su propio camino dos años después e iniciar una andadura en solitario y en principio con un objetivo marcado, la publicidad, faceta que desarrolló entre 1965 y 1984. Su relación con Formentera comienza en el año 1958 cuando viaja por primera vez a la isla y sufre un enamoramiento a primera vista con este trozo de tierra instalado en el medio del Mediterráneo.
Por su carácter afable y curioso, enseguida congenió con los lugareños y decidió instalar su primera vivienda en una cueva ubicada en el acantilado de La Mola, cerca del camí de sa Putjada, donde años después adquirió el terreno aledaño en el que construyó su casa. La vivienda de un marcado estilo hippie y un tanto ecléctico sirvió de refugio y de lugar de encuentro con sus numerosos amigos, entre ellos Xavi Álvarez quien define a Beni como un provocador de emociones y hombre comprometido con el terreno natural y humano, algo que decidió reflejar entre 1985 y 1995 a través de la fotografía como lo demuestran las más de 30.000 instantáneas que realizó en la isla y muestran su compromiso con la tierra que lo acogió.
Para Beni Trutmann, colaborador del GOB y de Greenpeace, el respeto al medioambiente era parte de su vida y como explica Xavi Álvarez, “recuerdo que los dos comenzamos hace más de veinte años una larga campaña en defensa de los valores ecologistas y que nos llevó a vigilar las barques de bou (barcas pequeñas para la pesca)desde las embarcaciones de Greenpeace, controlar los emisarios y la limpieza de los fondos marinos hasta la última iniciativa que Beni estaba preparando antes de fallecer, para denunciar la cantidad de latas que había en las playas y el impacto del turismo masificado y desproporcionado que comenzaba a aparecer en Formentera”.
También Beni Trutmann consideraba de suma importancia la preservación del patrimonio cultural como legado para las futuras generaciones y le preocupaban las transformaciones urbanas que pudieran poner en peligro los bienes patrimoniales. Todas estas inquietudes fueron reflejadas en la exposición fotográfica llevada a cabo en Formentera en el año 2001 y titulada “Belleza y destrucción de una isla”.
El 28 de abril del año 2002, el afamado fotógrafo fallecía de manera súbita en su casa de La Mola, dejando como decíamos un legado importantísimo de imágenes de la isla y también de grabaciones que realizaba con un viejo aparato y en las que registraba conversaciones con todo tipo de gentes, desde el taxista que lo llevaba desde el aeropuerto de Eivissa (Ibiza) a la Estación Marítima a payeses o o pescadores que estaban realizando sus labores cotidianas y siempre para conocer la opinión de todos sobre la conservación del entorno.
Un año después de su muerte el entonces Ayuntamiento de Formentera decidió crear el Concurso de Fotografía Beni Trutmann con el objetivo de adquirir un compromiso con la naturaleza, la defensa del medioambiente y para recordar la memoria del ilustre fotógrafo. Este año se ha realizado otra edición con una importante cantidad de participantes que han elegido todas las temáticas que establece el certamen como paisaje, fauna, vegetación y la relación del hombre con la naturaleza.

 

Deja un comentario