Villa Bálsamo.

2013.05.19

TEXTO LITERAL DE LA REVISTA “AD ARCUITECTURAL DIGEST”: http://www.revistaad.es/
FOTÓGRAFO RICHARD POWERS: http://richardpowers.co.uk/
ESCRITO POR DOMINIC BRADBURY

Un gran rectángulo de madera de eucalipto que deja entrar a la naturaleza por sus grandes ventanales. Así es el refugio de dos arquitectos en la isla australiana de Tasmania.

En el patio, taburete-caja de Robert Plumb y butacas BKF de loneta amarilla.

  En la zona de estar, sofá de Mark Tuckey. Al lado, Lámpara de pie de AJ de Louis Poulsen. En el techo, linternas de papel compradas en Japón. El panelado de madera de pared sirve también como estantería.

En el comedor mesa Essay de Cecilie Maz para Fritz Hansen y sillas Wishbone de Hans J. Wegner editadas por Carl Hansen. Encima, lámpara de papel de Isamu Noguchi. Al fondo, la chimenea de ladrillos de hormigón.

La cocina es un diseño de O’Connor & Houle y la hizo un carpintero. Los taburetes son los 64 de Alvar Aalto editados por Artek.

Al fondo del patio con cubiertas de Madera tipo barco, la casita de invitados-despacho.

 El cuarto de juegos visto desde uno de los dormitorios de los niños. Mesas y taburetes de Alvar Aalto para Artek, silla-balancín de ratán de Nanna Ditzel editada por Interstudio, sofá azul y puf naranja hechos por un tapicero con fieltro de Kvadrat. Lámparas de papel compradas en Francia.

El baño principal está eternamente revestido de madera, incluso la bañera, hecha a medida. Lavabo y espejo Molger, ambos de IKEA y grifería de Vola. En el techo, bombilla E27 de Muuto, y en la pared, aplique Teti de Vico Magistretti editado por Artemide.

En el dormitorio principal, la cama, con funda de edredón de Marimeko, fue diseñada por los propietarios. Mesitas y lámparas de vintage  Planet Studio y Mecedora de Thonet.

 La cabaña de invitados con gran puerta-ventana pivotante. A lado, la costa salvaje de Pirates Bay en la isla australiana de Tasmania.r

↑ La casa de vacaciones que los arquitectos Annick Houle y Steohen O’Conor se han construido en Pirates Bay, en la isla australiana de Tasmania, está proyectada entre árboles del té, una especie protegida en la península de Mornington de extraordinaria belleza, y se aposenta con suavidad en el paisaje. “Habíamos estado buscado un terreno durante mucho tiempo y de repente tropezamos con él. Nos gustó tanto que hicimos una oferta de compra el mismo día”, cuenta Houle, que trabaja y vive junto con su familia en Melburne. Más tarde se enteraron de que el terreno había pertenecido al legendario pintor australiano Alber Tucker. El edificio tiene una factura orgánica, desprende una sensación de calma y está ejecutada —como todo el trabajo de su estudio— cuidando el máximo el detalle. “El emplazamiento estuvo dictado por los árboles existentes, por el sol y la necesidad de mantener la privacidad frente a la cercana carretera”, explica.  El cuerpo principal, en forma de L, alberga tres dormitorios, mientras que una construcción separada por un patio donde los senderos de madera bailan delicadamente entre los árboles, sirve de despacho y de casa de invitados. “Usamos white mahogany y tallowood tanto en el interior como en el exterior” —dice Houle, una francocandiense que creció en Montreal—. Ambos son especies de eucaliptos locales de una madera muy duradera que envejece en un bonito gris. Nuestra ambición era crear dos zonas, una para los niños (padres de Clara y Louis, gemelos de ocho años) y otra para adultos que convergieran en un espacio común amplio”. En él se sitúa en un extremo la cocina, y en el otro, una zona de estar y comedor. La calidez de los suelos, techos y paredes de madera, omnipresentes en todas las habitaciones, contrasta aquí con los ladrillos de cemento de la chimenea que tiene un papel protagonista. El territorio de Lois y Clara se compone de una leonera de diseño —con una silla de ratán de Nanna Ditzel colgando del techo— y dos dormitorios pareados y separados por una puerta corredera. El estudio anexo es un refugio con una pronunciada influencia escandinava. Además de la madera, otra constante son los cerramientos de cristal correderos y las ventanas pivotantes. “Intentamos maximizar las conexiones entre interior y exterior siguiendo la filosofía japonesa de traer la calma del paisaje dentro de casa. Estamos a solo cinco minutos andando del océano y a 20 del pueblo más cercano. Se trataba de volver a lo básico, a la naturaleza, de enfatizar la escapada de lo urbano” explica Annick. En definitiva, de construirse un mundo aparte.

En el cuarto de invitados, Day-Bed y mesita 90C, ambas de Alvar Aalto para Artek. Sábanas de Marimekko. Lámpara vintage Planet Studio.

 

one comment

  1. LIMPIO MI APARTAMENTO. Blog de fotografía y más. | Villa Bálsamo. , es adictivo, desde que os recibo no puedo parar de mirar todas vuestras sugerencias y me alegra cuando recibo uno más, sois lo mejor en español, me encata vuestra presentación y el curre que hay detrás. Un beso y abrazo,GRACIAS POR VUESTRO TRABAJO, nos alegrais la vida.

    Pantalla gigante, 25 junio, 2013

Deja un comentario