Erwin Olaf.

2011.07.24

TEXTO LITERAL DE LA REVISTA NEO2: http://www.neo2.es/

ESCRITO POR JUAN DARÍO GÓMEZ

Hay una parte del texto que he suprimido, donde se dan las fechas de una exposición que se realizó en la Galería Espacio Mínimo hace unos años.

DESDE COMIENZOS DE SU CARRERA, EL TRABAJO DE ERWIN OLAF, DESTACÓ EN EL ARTE CONTEMPORÁNEO POR SU INUSUAL Y SOFISTICADA CONCEPCIÓN DE LA BELLEZA QUE NADA TIENE QUE VER CON EL EXPLOTADÍSIMO IDEAL AL QUE EL FASHION SYSTEM NOS TIENE ACOSTUMBRADO.

Fiel aliado del humor, del erotismo y de sus propios fantasmas, este holandés sabe bien como dar vida a su universo, y evocar en él, diferentes facetas del ser humano. A través de su obra Olaf explora la sociedad contemporánea y para ello elige siempre, como protagonistas, a personajes estetizantes que dan vida de manera satírica y provocadora las diferentes obsesiones del artista, entre los cuales fomenta la sensualidad, violencia y el exceso de consumo.

En muchas de tus fotos se respira una atmósfera de fantasía, pero el tipo de fantasía que se vuelve perversa, como en aquellas películas clásicas de terror que me gustaba mirar cuando era niño… Observando tu trabajo podría casi asegurar que eras un tímido chaval al que todo le daba miedo. ¡Pues sí! Has acertado. ¡He sido un niño muy miedoso y con dientes enormes! Pero a pesar de eso puedes creerme, ¡era un niño muy guapo! (Risas)

Ludwing + 1886, 2000.

¿Que cosas eran las que más te gustaban? Como he tenido la suerte de crecer rodeado de amor, creo que mi mayor miedo fue la sensación de sentirme solo. Era un niño con muchísima imaginación y con muchas fantasías en la cabeza… Y afortunadamente sigo siéndolo.

¿Y con qué cosas sueña un niño miedoso? aunque no lo creas soñaba con ser policía o bombero.

En general, la gente suele afirmar que tanto los miedos como las alegrías vividos en nuestra infancia marcan el resto de nuestras vidas, ¿estás de acuerdo con ello? ¿crees que el chaval miedoso que eras ha marcado al hombre y al artista que eres hoy? Creo que en parte sí, es decir solo me he sentido así hasta los cuarenta… Creo que después de los cuarenta realmente tienes que pasar a otra cosa. Tienes que pasar página y ver la infancia y todo lo que has vivido en ella con otros ojos. De lo contrario corres el riesgo de convertirte en una persona patética.

¿A qué se dedicaban tus padres? Mi padre era un representante y vendedor de muebles y mi madre era simplemente ama de casa.

Entonces, ¿De dónde viene tu herencia artística? En realidad he estudiado periodismo pero desde el principio he sabido que aquello no era para mi… ¡Tenía siempre el presentimiento de que jamás iba ha terminar mis artículos! Recuerdo que uno de mis profesores, Dirck Van Der Spek, siempre me decía que debía animarme y hacer mis propias fotos. Y cuando me decidí, comencé  a sentirme bien con migo mismo y con mi trabajo.

Pearls, 1996.

Entonces, ¿has comenzado tu carrera haciendo fotorreportaje? Sí, pero esto ocurrió sólo a principios de la década de los ochenta. Rápidamente orienté mi trabajo a la fotografía de estudio. Porque desde aquel entonces creo firmemente que la imaginación y la fantasía son mucho más interesantes que la vida real.

¿Recuerdas cuál fue tu primera influencia? ¿Recuerdas el trabajo de algún artista que haya cambiado tu destino? Mi primera gran influencia fue un libro de Christopher Makos. En aquella época él era muy popular  porque era amigo deAndy Warhol y además  trabajaba para la revista Interview. Era un libro con fotos a blanco y negro que salió a finales de la década de los sesenta, pero yo lo descubrí recién en los ochenta. Cuando aquel libro llegó a mis manos pensé: ¡yo también quiero hacer fotografías!

¿Cómo descubrirías tus primeras fotografías? Como te he dicho antes debuté con la fotografía periodística, similar a la que podemos ver en la prensa. Pero eso no duró mucho tiempo, porque si había algo que me molesta en este tipo de fotos en que siempre tienes algo o alguien que queda fuera del encuadre. Mis primeras creaciones también fueron en blanco y negro, luego descubrí el color y con él me quedé… Eso sí, jamás utilicé Photoshop en ninguna de ellas…

Laurent, 2001/2002.

¿A la hora de trabajar o comenzar un nuevo proyecto, recurres al trabajo de otros artistas? ¿Quienes son los que más te inspiran? En una época los artistas que más me inspiraron visualmente fueron Saudek y Witkin. Pero a comienzos de la década de los noventa me siento más cercano e inspirado por la mentalidad de artistas como Jeff Koons o Andy Warhol. También tengo muy en cuenta a los grandes pintores como Velázquez o Caravaggio, y por supuesto la inconfundible industria cinematografía de los sesenta representada por Pasolini, Visconti y Fellini.

¿Cuales son los aspectos humanos que te interesan o crees necesarios para plasmar en tus fotografías? Me interesa explorar el miedo, sexualidad… La piel, la adoración por la violencia y por el cuerpo humano en todos sus aspectos. También me obsesiona mucho la América de los sesenta y por supuesto la belleza en la diversidad insólita.

¿Cómo eliges entonces a tus modelos? Mis modelos son una reflexión de la humanidad. Cuando los elijo no me pregunto si van ha encajar bien o no en la típica «imagen de moda». Lo esencial, a la hora de trabajar, es que el modelo se sienta cómodo para poder interpretar delante de la cámara. De lo contrario jamás puedo obtener al aspecto humano deseado. En cuanto al aspecto físico, no tengo límites. A veces puede seducirme una joven y guapa de la misma manera que un hombre feo y viejo, realmente no me importa…

¿Un buen fotógrafo debe de ser calculador o espontáneo? Creo que ambos son importantes. Un buen fotógrafo debe saber bien como comunicarse con la gente con la que trabaja para obtener un buen resultado. Por lo tanto ser calculador, en ese aspecto, nunca está de más… Creo que es la única manera manera tanto para el artista como para el modelo de sentirse realmente espontáneo.

↑ Dior.

Muchos piensan que la fotografía está ligada al voyeurismo, ¿estás de acuerdo en ello? La palabra voyeurismo tiene un sonido negativo en mis oídos, yo prefiero decir que soy un observador. Si las personas mi inspiran es porque las observo. Por ejemplo, cada vez que paseo en bicicleta y alguien fascinante se cruza por mi camino, no puedo evitar seguirle con la mirada. Yo solo observo lo que me inspira…

¿Qué te gusta hacer cuando no estás en el estudio sacando fotos? ¡Me gusta masturbarme! (risas) No, seamos serios… Pues realmente me gusta ser perezoso. Me gusta salir a comer a algún sitio, rodearme de gente y de amigos. No soy una persona que lee mucho, por lo tanto creo que debería leer más y visitar más exposiciones en mi tiempo libre…

¿Cómo haces para combinar la creatividad con los negocios? Muy simple, ¡hago de mi creatividad mi propio negocio! Combino siempre ambos aspectos, el trabajo comercial me da oportunidad de financiar el trabajo personal…

¿Te gusta el arte contemporáneo? Para serte sincero, lo sigo muy poco. La fotografía contemporánea no me atrae mucho. La verdad es que le tengo mucha manía y sobre todo a la «Escuela Alemana» que enseña a la gente que la técnica  no es para nada importante.

¿Y para finalizar esta entrevista, puedes contarnos una fantasía que te gustaría fuera realidad? ¡Me gustaría mucho tener músculos y una polla enorme solo para que todos los chicos guapos quieran follar conmigo! (risas).

Deja un comentario