The Frozen Fountain.

2012.01.29

PARTE DE UN TEXTO COPIADO DE FORMA LITERAL DE LA REVISTA MAN: http://www.revistaman.es/

ESCRITO POR NURIA CORTÉS Y FOTOGRAFÍA DE ALBERTO PAREDES.

Diseño holandés para llevarse de vuelta a casa.

Si buscas un recuerdo con estilo que llevarte de Ámsterdam, lo suyo es acercarse al número 654 de Prinsengracht, donde se encuentra The Frozen Fountain. Más de 25 años lleva la tienda ofreciendo lo mejor del diseño nacional, ya sea el trabajo de las nuevas promesas que salen de las academias de arte del país, como el de creadores reconocidos de la talla de Piet Hein Eek o Marcel Wanders. En los dos edificios que ocupa se pueden encontrar desde objetos puramente decorativos hasta muebles, arte contemporáneo y accesorios de vestimenta. Aunque también ofrece diseño internacional, con marcas como Zonnotta, Cappellini o Vitra, su oferta más interesante lleva el sello holandés.

En su oferta, desde los característicos armarios, sillas y cómodas de Piet Hein Eek a los originales diseños del también holandés Marcel Wanders, cuya Knotted Chair o Silla tejida le trajo el reconocimiento internacional. En la tienda, donde convive el diseño minimalista con candelabros revirados y asientos de estilo rococó, también hay un espacio predominante para la fotografía, pudiéndose encontrar trabajos de reputados fotógrafos como Anton Corbijn o Teun Hocks. Ofrecen una colección única de mantelería con diseños de Guido Geelen, Hella Jongerius y Studio Job entre otros, además de las salidas del Museo Textil de Holanda, con quien la tienda tiene exclusividad. WWW.FROZENFOUNTAIN.NL

Si quieres comentar esta entrada. ¡Anímate aquí!

Deja un comentario