Tierras de nadie. Paisajes-concepto. Joan Fontcuberta.

2012.09.18

TEXTO LITERAL REVISTA ARTE FOTOGRÁFICO: http://www.artefotografico.es/

JOAN FONTCUBERTA: http://www.fontcuberta.com/

Desde su aparición en el siglo XVI como género autónomo, el paisaje se consideraba la representación de la naturaleza, entendida ésta como todo cuanto quedaba fuera de las murallas de la ciudad. Con el tiempo las ciudades crecieron y entraron en conflicto con la naturaleza, pero desde la irrupción de Patinir gozamos de obras como las de Constable, Turner o Cézanne y todo parecía ir bien. Sin embargo, el capitalismo, la industrialización, el consumo y la facilidad en las comunicaciones llevaron a la naturaleza a una crisis irresoluble, mientras que el postmodernismo ponía en entredicho el concepto mismo de representación. Ante ese doble cuestionamiento, ¿qué sentido tenía hablar de paisaje?
El arte contemporáneo, implementado con la incorporación de la fotografía, no se ha rendido ante ese escollo. De un paisaje escenario de acontecimientos se ha pasado a un paisaje experiencia del lugar (como el land art) y de ahí, finalmente, a un paisaje concepto, es decir, aun paisaje entendido como pretexto para una reflexión sobre la realidad y sobre el lenguaje con que lo evocamos.

Serie Semiópolis (199-2001).
En esta dirección, la obra de Joan Fontcuberta ofrece múltiples ejemplos que rebosan de creatividad y rigor, en los que sintomáticamente la fotografía de naturaleza es un recurso para llegar a la naturaleza de la fotografía.
Palimpsectos (1988-1993): Fotogramas realizados emulsionando carteles de museos de arte y papel decorativo que incluyen, en ambos casos, figuras ornamentales  de la naturaleza, como flores o pájaros.
Terrain vague (1994-1998): Foto-quimigramas que solapan una fotografía convencional de paisajes industriales y urbanos con un fotograma realizado con objetos de desecho encontrados en los mismos paisajes fotografíados.
Semiópolis (1999-2001): Imagen de la primera página de grandes libros de filosofía, religión, ciencia, literatura o política en escritura braile, fotografíados a contraluz y en picado, como si fueran paisajes cibernéticos o virtuales.
Securitas (2001-2002): Fragmentados del dentado de llaves convertidos en imágenes de cadenas montañosas.
Orogénesis (2003-2006): Paisajes virtuales de apariencia fotorealista generados por un software topográfico que interpreta obras maestras de pintura y de la fotografía como si fuera mapas.
Su denominador común no escatima guiños a la historia del arte y a la semiología y es a la vez una crítica del espacio hecho cultura y del valor ilusoriamente documental de la imagen fotográfica. Se trata, en definitiva, de trabajos que a lo largo de dos décadas trazan un exploración iconoclasta que, aboliendo fronteras y prejuicios, nos traslada a unos paisajes paródicos: Las nuevas tierras de nadie en el ámbito de la representación y de la experiencia.

 

Si quieres comentar esta entrada. ¡Anímate aquí!

Bendita Movida. Pablo Pérez-Mínguez.

2012.11.24

TEXTO LITERAL DE LA PUBLICACIÓN EL PAÍS SEMANAL: http://www.elpais.com/suple/eps/
ESCRITO POR IKER SEISDEDOS.

EL SANTO . Millán Salcedo, de Martes y Trece, en una imagen titulada ‘Pantocrator’.

Abre la puerta, y la vista se va a la medalla del Señor de los Milagros que cuelga sobre la camiseta ajada con un loro serigrafiado que dice: “Pto. Villarta”. “Todo Vale”, reza un cartel entre la marejada de fotografías de la pared. Pablo Pérez-Mínguez —dueño de la puerta, la camiseta y el copyright—, expansivo y de verbo ultraligero, masculla un “sígueme” y desaparece por la habitación del fondo. Allí, el televisor emite el vídeo casero grabado en este mismo escenario una noche de 1982. Almodovar, camisa a cuadros, mira a cámara: “¡Vídeo, vete! Déjame en la soledad de mi deterioro”. Nadie, ni entonces ni ahora, contiene la risa. Almodóvar canta las frases de un artículo de ¡Hola! sobre el veraneo de las infantas en Maivent. Bernardo Bonezzi, jovencísimo cantante de los Zombies, toca la guitarra. Fanny McNmara simula abrirse la cabeza con un taladro.
pablo Pérez-Mínguez —en adelante, PPM (“pobre, pero mítico”, se mofa a sus 59 años)—, camarógrafo aquella noche de 1982, no aparta sus ojos de 2006 de la tele. “Ya entonces, todos éstos renegaban de la movida. Yo, que soy muy de movimientos culturales, ya sostenía que vivíamos uno de los grandes del siglo XX. ‘Nosé dónde acabarán todos estos justos’, me decía, ‘sólo sé que los voy a retratar a todos”. Ver más información del artículo

El libro de las marabillas.

2011.10.02

Una cuidada recopilación de Joan Fontcuberta

TEXTO LITERAL REVISTA DIGITALFOTO: http://revistadigitalfoto.com

TÍTULO: El libro de las mil marabillas, de la editorial Actar D en castellano.

AUTOR: Joan Fontcuberta

Si hay algún fotógrafo que haya puesto en duda constantemente la capacidad de la fotografía de reflejar la realidad, este ha sido y sigue siendo Joan Foncuberta. Teórico, docente, crítico y fotógrafo, Foncuberta ha sido todo dentro del mundo de la imagen. “El libro de las maravillas” es el catálogo que se ha editado la exposición que tuvo lugar recientemente en La Virreina, Centre de la Imatge de Barcelona. La exposición antológica mostró las obras más destacables de la impresionante trayectoria profesional de este fotógrafo catalán. Para los que no pudieron acudir a la cita, siempre les quedará este cuidado libro, editado por Actar, en el que se acogen sus veinte trabajos más significativos. A lo largo de su vida Foncuberta ha flirteado con la política poniéndose en la piel de conocidos dirigentes, ha  experimentado con la ciencia hasta el punto de pisar la luna y ha exprimido a la naturaleza para crear realidades ficticias, con el objetivo de hacernos dudar hasta de nuestra sombra. En definitiva, este libro es una buena herramienta para tratar de comprender su obra, cuyos proyectos llevan por nombre palabras como “Hemogramas”, “Polimpsestos”, “Caligramas de luz”, “Frottogramas” o “Orogénesis”, por citar algunos.

Si quieres comentar esta entrada. ¡Anímate aquí!