La fotografía del dolor. Sylvia Plachy.

2012.07.05

TEXTO ADAPTADO PARA EL BLOG EXTRAÍDO DE LA PUBLICACIÓN: http://www.elmundo.es/yodona/

SYLVIA PLACHY: http://www.sylviaplachy.com/

Richard Avedón dijo de ella: «Me hace reír y me rompe el corazón. Es todo lo que un fotógrafo debería ser». Sylvia Plachy ha sabido imponer su humanidad y sentido moral en una obra marcada por el sufrimiento, una ejemplar restricción que la ha convertido en maestra. Espido Freire habla con la autora.

Sylvia Plachy (Budapest, 1943) es una de las más destacadas fotógrafas del panorama actual. Afincada en Nueva York desde hace años, sus testimonios de las atrocidades cometidas en los países bajo el Talón de Acero y la visión intima, y al mismo tiempo testimonial, del dolor humano, la han convertido en una figura de referencia. Es madre de  Adrian Brody, Oscar al Mejor Actor por El pianista (Roman Polanski, 2002).

«El mejor hecho de tomar una fotografía supone una espera interminable. La espera interminable por el instante en el que la composición, la forma, el significado se unirán de manera repentina.» Sylvia Plachy parece hablar como si inventara la palabras y les diera un significado distinto. Como si tradujera de múltiples idiomas antes de elegir las frases y uno de esos idiomas fuera, precisamente, su complejidad emocional.

Ver más información del artículo

Edificios la vieja URSS.

2012.02.10

TEXTO LITERAL DE LA PUBLICACIÓN GQ: http://www.revistagq.com/

FOTÓGRAFO FRÉDÉRIC CHAUBIN Y ESCRITO POR DANIEL ENTRIALGO.

Todas las imágenes de este reportaje pertenecen al libro de Frédéric Chaubin CCCP: Cosmic Communist Constructions Photographed, editado por Taschen.

La vieja URSS se derrumbó hace ya más de 20 años, pero parte de su estética aún sigue en pie. Frédéric Chaupín ha buscado los rincones del viejo gigante los vestigios de la arquitectura crepuscular soviética.

Puede que caminar por Nueva York nos produzca cierta impresión de déjà vu, la sensación familiar de pasear por un decorado de película made in Hollywood visto una y mil veces. Contemplar los vestigios de la extinta Unión Soviética, sin embargo, nos revela el telón de fondo (que ya no de acero) de un universo ajeno y esxuberante. Extraños edificios —entre la audacia y el despropósito— desparramados por la inabarcable inmensidad de aquellas 15 repúblicas que la hoz y el martillo unificó bajo su escudo. Solos y descontextualizados, en mitad de ninguna parte, auténticos outsiders estéticos que nada tiene que ver con el estilo gris y monótono que debería caracterizar una arquitectura estatal, cuadriculada y ministerial. ¿Pero de qué estamos hablando exactamente?

Ver más información del artículo

El collage del fotógrafo Paolo Roversi.

2011.08.18

LAS FOTOS SON DE LA PUBLICACIÓN VOGUE (ESPAÑA): http://www.vogue.es

FOTÓGRAFO PAOLO ROVERSI: http://www.paoloroversi.com/

PELUQUERÍA LUKE HERSHESON (salón Daniel Hersheson) Y MAQUILLAJE HANNAH MURRAY.

MODELO SASHA PIVOVAROVA.

Paolo Roversi es un fotógrafo nacido en Ravenna en 1947. Su interés por la fotografía surgió cuando era adolescente cuando estaba de vacaciones con una familia en España en 1964. De vuelta a su casa se puso un cuarto oscuro en un sótano como cualquier aficionado y comenzó a desarrollar e imprimir su propio trabajo en blanco y negro. El encuentro con un fotógrafo local llamado Nevio Natali fue muy importante. En el estudio de su colega, Paolo pasó muchas horas realizando un aprendizaje importante, así como una amistad fuerte y duradera.

En 1970 empezó a colaborar con la agencia Associated Press. En su primer encargo A.P. envió a Paolo para cubrir los funerales del poeta Ezra Pound en Venecia. Durante el mismo año abrió con su amigo Giancarlo Gramantieri, su estudio de retrato situado en Via Cavour de Ravenna. Allí fotografió a las celebridades locales y sus familias. En 1971 se conocieron en la misma ciudad, Peter Kanapp, el legendario director de arte de la revista Elle. Por invitación de Kanapp, Paolo visitó  París en noviembre de 1973 y nunca lo ha dejado.

En París, Paolo comenzó a trabajar como reportero de la Agencia Huppert, pero poco a poco, a través de sus amigos comenzó a acercarse a la fotografía de moda. En aquel momento le interesaba el reportaje y no sabía mucho acerca de la fotografía de moda. Más tarde descubrió la obra de Avedon, Penn, Newton, Bourdin y muchos otros.

El fotógrafo británico Lawrence Sackmann en 1974 tomó como asistente a Paolo durante nueve meses. Después inició pequeños trabajos aquí y allá para revistas como Elley Depeche Mode hasta que Marie Claire publicó su primera historia de moda más importantes.

Un “beuty” (fotografía de belleza) de la campaña de Crhistian Dior le llevó un reconocimiento más amplio en 1980, año en que comenzó con el formato de Polaroid de 8 x 10″ (20,4 x 25,4 cm), que se convertiría en su marca registrada. No sólo fue la cámara de gran formato, Paolo siempre ha preferido el trabajo en el estudio. En sus primero años en París, el estudio fue muy a menudo una habitación de su propio apartamento, hasta hasta que encontró en 1981 el estudio ubicado en la calle Paul Fort donde sigue trabajando.

A mediados de los años 80 la industria de la moda tenía muchas ganas de producir catálogos que permitían a los fotógrafos expresar un trabajo creativo y personal. Paolo tuvo esa oportunidad con los diseñadores Comme Des Garçons, Yohji Yamamoto, Romeo Gigli…. Durante sus viajes a la India, Yemen… Paolo hizo muchos retratos, donde se pueden ver algunos de ellos en sus libros Angeli y Al Moukalla (libro de la India que está en preparación). Paolo también ha realizado algunos anuncios. Desde mediados de los 80´s su trabajo ha sido objeto de muchas exposiciones y libros. También numerosos premios han reconocido su trabajo y hoy Paolo tiene una colaboración regular con la moda en revistas y diseñadores.

Ver más información del artículo

Max Sauco y Photoshop. El surrealismo fotográfico.

2010.12.15