La vuelta al mundo de Michael Kenna.

2012.07.23

TEXTO LITERAL DE PUBLICACIÓN TDLUX: http://www.dtlux.com

FOTÓGRAFO MICHAEL KENNA: http://www.michaelkenna.net/

ESCRITO POR JUAN PARRA.

 Un planeta en blanco y negro, entre la belleza y el misterio, al que hay que acercarse sin prisas para captar todo su significado. El trabajo de este fotógrafo inglés afincado en Estados Unidos lo han convertido en el mejor paisajista actual.
ESPLENDOR RUSO. Monasterio de Smolny, en San Pertersburgo (1999).
“Los lugares que fotografío son como amigos. Me gusta revisitarlos una y otra vez para profundizar en nuestra amistad”. Ni en la moda, ni el deporte, ni en el fotoperiodismo encontró Michael Kenna las posibilidades de la fotografía de paisajes. Ahora nadie maneja esta especialidad como él. Exposiciones largas, hasta de 10 horas, para plasmar la luz etérea de un amanecer o un atardecer en imágenes siempre en blanco y negro.
  EXOTISMO ORIENTAL. Algas marinas en Xiapu (2010).
El sello de Kenna es inconfundible. Producto, probablemente, de la actitud con que afronta su trabajo. “Ser fotógrafo significa ir a la caza de experiencias —dice—. Las siento y las fotografío. Actúo de mediador para que otros las vean. Trato de enseñar aspectos del mundo que son maravillosos, misteriosos, inspiradores, hermosos…, al menos para para mi mente y para mis ojos. ¿Que puede ser más placentero?”
MILENARIOS. Árbol en medio de una tormenta, en Teotinuacan (2006)
Nacido 1953 en Widness, una localidad del condado de Lancashire (Inglaerra), y criado entre artista, Kenna elegió pronto la fotografía y hacia ella encaminó sus estudios, primero en Banbury y luego en Londres, y sus primeros trabajos, como ayudante de un fotógrafo publicitario. Hasta que decidió buscar fortuna en Estados Unidos y allí, con un Nueva York en pleno auge cultural, repleto de galerías de arte entendió que su vocación podía darle de comer. Acertó. Ahora, afincado en la ciudad de Seattle, se ha convertido en “El rey de la fotografía de paisajes”, como los medios de comunicación empiezan a conocerlo.
AMERICAN DREAM. Puente Brooklyn, en Nueva York (2006).

Entre sus favoritos, Kenna cita a algunos grandes de la fotografía como Bill Brandt, Josef Sudek, Eugène Atget y Alfred Stieglitz, pero también a los pintores Caspar David Friedrich, John Constable y Joseph Turner. “Pero quien sabe —afirmaba recientemente en una estrevista en la revista Cool— de dónde vienen las influencias. Seguro que hay cientos de pintores, escultores, fotógrafos, escritores, músicos o poetas que realmente me han influido. La lista sería muy larga”.

RUTA QUIJOTESCA. Molinos de viento en Campo de Criptana, en Ciudad Real (1996).

Tras haber expuesto sus trabajos en galerías y museos de medio mundo, Muchael Kenna tiene programadas varias exposiciones en los próximos meses.

 

Deja un comentario