Retratos en clave baja.

2012.08.28

TEXTO LITERAL DE LA REVISTA SUPER FOTO DIGITAL: http://www.grupov.es/

Muchas cámaras réflex digitales y algunas compactas ofrecen entre sus opciones de disparo la opción de Retrato nocturno, que combina una velocidad de obturación larga y el disparo del flash incorporado. Este modo resulta la especial utilidad cuando deseamos capturar a una persona en primer plano en un ambiente nocturno y, por ejemplo, un edificio iluminado como fondo. Sin embargo, este modo presenta algunos inconvenientes. Es más evidente que el flash “congela” (por su velocidad de disparo) al sujeto del primer plano pero, si la velocidad de obturación es lenta, el fondo (edificio) puede salirnos movido. Intentando solucionar el problema con un trípode, también corremos el riesgo de que se mueva el sujeto en ese intervalo, provocando la aparición de algunas imágenes fantasmas en la foto final. También debemos procurar que el sujeto no se mueva durante toda la exposición. Otro problema muy común en estas circunstancias es que la persona salga algo sobreexpuesta por el empleo del flash incorporado. Si ese es el caso, debemos emplear la compensación de exposición para flash (comenzando por un valor de -1) para reducir esa diferencia de brillo del primer plano con respecto al fondo.

Las dos fotografías son de shutterstock-Konrad Back.

 La foto de la izquierda: En fotografías de retrato tomadas al anochecer con velocidades de obturación bajas, debemos buscar fórmulas apropiadas para que nuestro sujeto quede lo más inmóvil posible. La foto de la derecha: En el caso de utilizar flash de apoyo para el primer plano es interesante el uso de difusor y huir de una posición frontal de la cámara y el flash con respecto al sujeto. En esta imagen, una velocidad de obturación lenta garantiza una correcta exposición del edificio iluminado al fondo.

COLOR LUZ AMBIENTE. Disparando con luz ambiente escasa sin flash podemos obtener unos contornos más naturales, menos aplastados y más artísticos que con el uso del flash. Como regla general en esas circunstancias, para obtener imágenes nítidas debemos usar trípode cuando la velocidad de obturación sea inferior o igual a la inversa a la focal utilizada. Por ejemplo, si estamos utilizando un objetivo de 50 mm la velocidad debe ser 1/50 de segundo o menor. Con distancias focales más cortas (por ejemplo 28 mm) podemos utilizar velocidades de obturación del 1/25 de segundo o inferior si queremos añadir algo de indefinición por movimiento del sujeto, lo que puede conferir cierto encanto en la composición. En el caso, por ejemplo, si estamos fotografiando una representación de ballet.

Foto shutterstock-Kruchankova Maya.

↑ En interiores escasamente iluminados, debemos prescindir en lo posible del flash. De esta forma obtendremos unas imágenes más naturales.

Una de las ventajas de utilizar luz ambiente consiste en la posibilidad de explorar el efecto que las diferentes fuentes luminosas (velas, lámparas, antorchas, etc) ejercen sobre el sujeto. En algunos casos, una simple bombilla desnuda en el techo puede conferir una notable dureza al personaje, haciéndolo destacar sobre un fondo oscuro. Sin embargo, siempre será preferible que trabajemos en estas situaciones con personajes vestidos con ropa blanca o clara, de forma que reflejen en lo posible la luz ambiente. Por el mismo motivo también serán preferibles modelos con pieles blancas y claras sobre las oscuras.

Foto de la izquierda de shutterstock-ATurrner y foto de la izquierda shutterstock-Tish1.

La foto de la izquierda: Una simple luz cenital ayuda a descubrir los contornos del cuerpo y crear una imagen más sugerente y bella. La foto de la derecha: Si nuestra cámara dispone de bracketing, podemos explorar las ventajas del HDR en el retrato.

OTRAS OPCIONES. Una fuente de luz escasa puede ser la proporcionada por el sol ocultándose en el horizonte, un rayo de sol colándose por una claraboya o una ventana en un interior oscuro. En estos casos, la utilización de un reflector puede ser estratégico, pudiendo rebotar parte de esa luz incidente sobre el sujeto que destacara más sobre un fondo en penumbra.

La fotografía es de shutterstock_-Konstantin Sutyagin.

Una simple luz lateral en un ambiente oscuro ayudará a destacar magníficamente el perfil de una persona.

Una forma de luchar contra el excesivo contraste en retratos es la de emplear la técnica HDR. Con un trípode y un horquillado de -2,0 y + 2 EV hagamos tres exposiciones automáticas (braketing). Bastará con mezclarlas posteriormente con un sofware como Photomatix Pro o el propio Photoshop para obtener un rango tonal mucho más amplio que con una sola imagen en estas situaciones. Tanto la luz continua como la de un flash pueden servirnos para conseguir múltiples variantes de un mismo sujeto o escena si conseguimos moverla de izquierda a derecha. En cada ubicación podemos obtener una versión en alto contraste con valores y efectos personalizados.

 

Deja un comentario